Seiichi Miyake, el inventor de la superficie podotáctil

  18 Marzo 2019    Leído: 555
Seiichi Miyake, el inventor de la superficie podotáctil

La banda de vigilancia mejoró el día a día de invidentes y personas de baja visión.

En ocasiones, los descubrimientos más importantes no son los que más revolucionan el mundo de la ciencia y la tecnología, sino aquellos que mejoran la calidad de vida de las personas. Sobre todo, de aquellas personas que se encuentran con barreras. Por esta razón, a veces, las sencillas pueden abrir muchas oportunidades.

En 1965, Seichi Miyake pensó en algo que haría que el día a día de uno de sus amigos fuera menos complicado. Con su inventó logró que los invidentes pudieran caminar por lugares públicos con menos barreras. Para llevar a cabo su idea invirtió parte de sus ahorros, con la intención de utilizar bloques Tenji o bloques táctiles y Tile Tile. Este tipo de bloques pueden ser de dos tipos: unos vienen con barras y otros con puntos. Los primeros indican a los discapacitados visuales que hay peligro —en pasos de peatones o vías de tren—, mientras que las barras marcan el camino o la dirección correcta.

Hasta el año 1967 no se colocaron los bloques táctiles en una calle. Fue en Japón, en la ciudad de Okayama, concretamente en un lugar cercano a una escuela para ciegos. Más tarde se utilizaría en el Ferrocarril Nacional Japonés. Hoy en día este sistema se encuentra extendido por todo el mundo y permite identificar un peligro con solo poner el pie o el bastón.

Fueron muchos los países que pusieron los bloques táctiles: China, Taiwán y Corea son algunos de ellos. Además de en ciudades como Frankfurt (Alemania), Paris (Francia), Bruselas (Bélgica), Ámsterdam (Países Bajos), Londres en el Big Ben o en el Museo Británico (Reino Unido). También se han utilizado en los Juegos Olímpicos de Sydney celebrados en el año 2000.

Han existido diferentes patrones de bloques. El primero de ellos consistía en una serie de líneas que indicaban a la persona que estaba caminando que podría continuar hacia adelante porque no existían obstáculos. Este patrón fue mejorado por el segundo, que era un poco más complejo, al introducir cúpulas truncadas que servían para informar a la persona de que existía un cambio en la dirección o que había un cambio en su itinerario que no le permitía continuar.

Uno de los países que más ha apostado por el modelo de cúpulas truncadas —conos de pequeñas dimensiones—, ha sido Estados Unidos, que promulgó la ley ADA, por la que se convertían en algo obligatorio en todas las estaciones ferroviarias, en todas las aceras y en las vías públicas en las que había tráfico automovilístico.

Gracias al invento de Seichi Miyake hoy en día las vías públicas son mucho más seguras.

Elpais


Etiquetas: SeiichiMiyake