Las víctimas de abusos sexuales clericales, decepcionados por no poder reunirse con el papa Francisco

  21 Febrero 2019    Leído: 193
Las víctimas de abusos sexuales clericales, decepcionados por no poder reunirse con el papa Francisco

Miguel Hurtado, que denunció a un monje de Monsterrat, reclama un “plan concreto de actuaciones”

La cumbre que unirá a partir de mañana en el Vaticano a los presidentes de todas las conferencias episcopales para abordar los abusos sexuales clericales empieza con mal pie. Un grupo de doce víctimas se han reunido hoy con el comité organizador del encuentro, formado por el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, el arzobispo de Chicago, Blase J. Cupich, o el experto en abusos sexuales de la Pontificia Universidad Gregoriana, Hans Zollner, entre otros. Pero no estaba el papa Francisco, ni está previsto que se reúna con ellos durante esta agitada semana en Roma, lo que han criticado algunos de los que salían al encuentro.

Es el caso del catalán Miguel Hurtado, de 36 años, que denunció por abusos a un monje de Montserrat. “Si quiere cambiar las cosas se va a encontrar con muchas resistencias. Nosotros somos los expertos, nos necesita”, ha dicho a los medios de comunicación a la salida. “Si puede ver a todos los obispos ahí dentro puede vernos a nosotros”, ha denunciado también el estadounidense Peter Isely, que fue abusado de niño.

La reunión tuvo lugar en el Instituto Augustiniano, junto a la plaza de San Pedro, ante una expectación mediática que no se recordaba desde el último cónclave. Muchos periodistas han venido de otras partes del mundo especialmente para la ocasión. Es la primera vez que 190 jerarcas católicos, entre ellos 114 presidentes de las Conferencias Episcopales, se encuentran en el Vaticano para abordar una crisis tan sensible como es la pedofilia clerical.

“Estoy muy decepcionado con la reunión porque no han puesto encima de la mesa un plan concreto de actuaciones, con un calendario, con unas propuestas concretas, con un mecanismo disciplinario. Como no lo presenten el lunes esta cumbre no habrá servido para nada”, ha asegurado Hurtado. El activista catalán critica que nadie en la Conferencia Episcopal española se haya puesto en contacto con él antes de la reunión, como pedía el Papa. “Están muy sorprendidos en el Vaticano”, ha contado. “Les he dicho que me ha sorprendido no sólo esto sino que el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, se reunió ayer con el abad de Montserrat, el encubridor de mi caso. En España van a tener mucho trabajo que hacer”.

Otra de las víctimas presentes ha sido el chileno Juan Carlos Cruz, quien ha organizado el evento después de la llamada de Scicluna. Para él, la reunión fue bien porque les han escuchado y prestado estación, pero pide que los obispos dejen de mirar hacia otro lado y apliquen las leyes que ya existen. “El Papa hace lo que puede –ha opinado– pero no puede hacerlo sin los obispos. En España están en un desastre espantoso, y así en conferencias episcopales de todo el mundo”.

Durante la cumbre, de tres días, algunas víctimas de las cuales no se ha revelado la identidad tendrán momentos para explicarse. No será el caso de ninguno de los activistas que han acudido hoy al encuentro, algo que también han lamentado. Por parte del Vaticano, el portavoz interino, Alessandro Gisotti, ha emitido un breve comunicado que decía que el comité organizador agradece “la sinceridad, la profundidad y la fuerza de sus testimonios” a las víctimas.


Etiquetas: PapaFrancisco