Un plan energético y electoral: 300.000 empleos rurales dirigidos a mujeres, jóvenes y parados

  21 Febrero 2019    Leído: 599
Un plan energético y electoral: 300.000 empleos rurales dirigidos a mujeres, jóvenes y parados

Pedro Sánchez sumó ayer a la precampaña del 28-A una nueva promesa electoral con un fuerte componente laboral y orientada en gran parte al mundo rural. El presidente del Gobierno fue el encargado de presentar el plan contra el cambio climático en el que el Ministerio de Transición Ecológica lleva trabajando desde hace ocho meses y que se resume en dos datos: la generación en la próxima década de 300.000 empleos vinculada a la mayor penetración de energías renovables y la rehabilitación eficiente de edificios, y un ahorro de 75.000 millones de euros acumulados en la balanza comercial por la menor dependencia del petróleo.

La primera de las cifras tiene un fuerte componente político, y así lo puso ayer sobre la mesa el propio Sánchez. «Serán empleos fundamentalmente ligados a los servicios, la industria y la construcción y se fomentará que jóvenes, parados de larga duración y mujeres se beneficien de estas oportunidades», anunció en un acto al que acudieron los principales ejecutivos del sector energético. También remarcó el gran peso del entorno rural en la ejecución del plan como freno a la desertización que sufren algunas provincias del país.

Lo cierto es que las cifras presentadas ayer por Sánchez están sometidas a una gran incertidumbre como muestra el hecho de que la previsión de generación de empleo ligada a la instalación de energías renovables varíe en un rango que va desde los 99.000 a los 172.000 empleos. Es decir, que en el peor de los caso es casi la mitad que en el escenario más optimista. Lo mismo sucede en el caso de los puestos de trabajo vinculados a la rehabilitación de edificios para mejorar su eficiencia energética, que crearán entre 42.000 y 80.000 empleos en el sector de la construcción.

El Ejecutivo ha situado en un primer escalafón la presentación de sus objetivos en materia energética, como muestra el hecho de que fuera el propio presidente el encargado de la presentación de la estrategia contra el cambio climático, que incluye una Ley de Cambio Climático y Transición Energética, el Plan de Energía y Clima para el periodo 2021-2030 y una Ley para la Transición Justa.

No obstante, las medidas llegan tarde a nivel administrativo y es imposible que sean aprobadas por el Congreso antes de las próximas elecciones. Fuentes del ministerio explican que han sido ocho meses de «arduo trabajo» para dar al texto la consistencia legal que haga que un próximo Gobierno -sea cual sea su color político- apoye sus principales objetivos.

El anteproyecto de Ley se aprobará junto al Plan de Energía y Clima 2021-2030,que marca la senda que tendrá que seguir el país en la transición energética y será remitido a Bruselas para su análisis con casi dos meses de retraso. España es, junto Luxemburgo, el único país de los 27 que aún no había presentado sus directrices.

Además, el consejo de ministros del próximo viernes dará también luz verde a una Ley para la Transición Justa que busca impulsar a los territorios y trabajadores que se vean afectados por el cambio de modelo, por ejemplo quienes trabajan en las cuencas mineras o en las centrales nucleares.

Una de las medidas más polémicas incluida en la Ley de TransiciónEnergética será la prohibición de matricular vehículos con motores de combustión a partir de 2040. «El parque de automóviles se debe revisar para culminar en el año 2040 sin vehículos con emisiones de CO2», señaló en el acto en el que estaban presentes las ministras de Industria, Reyes Maroto, y de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Ésta última gran defensora de las medidas prorrenovables, mientras que la primera ha sido la que ha soportado toda la presión del sector automovilístico tras filtrarse hace unos meses la medida.

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética plantea una reducción de un tercio de las emisiones contaminantes en 2030 y un «despliegue sin parangón» de fuentes de energía limpias, explicó Sánchez. El objetivo es que un 42% del consumo energético del país proceda de una fuente verde, una cifra muy por encima del 35% que exige la Comisión Europea al país para el final de la próxima década.

Elmundo


Etiquetas: planenergéticoyelectoral   300.000empleos