Enero Negro: Azerbaiyán recuerda la tragedia

  19 Enero 2019    Leído: 1608
  Enero Negro: Azerbaiyán recuerda la tragedia

La medianoche de la víspera del 20 de enero de 1990, sin previo aviso del establecimiento de un estado de emergencia, 26,000 tropas, por órdenes de autoridades soviéticas, lideradas por Mikhail Gorbachev, ocuparon la ciudad de Bakú.

Esta operación militar fue un último intento fallido por salvar el régimen comunista y sofocar al movimiento independentista azerbaiyano. La brutal masacre se cometió en contra de la pacífica población sin tomar en cuenta a niños, mujeres ni ancianos. Como resultado, unos 150 civiles fueron asesinados, cientos quedaron heridos y muchos otros, desaparecidos. La masacre, conocida desde entonces como Enero Negro, entró a la historia de Azerbaiyán y no se olvida.

Con la destrucción de la estación de televisión y el corte de la energía, las autoridades soviéticas evitaron que la noticia del ataque llegara al resto de Azerbaiyán y a la comunidad internacional.

La indignación y la protesta del pueblo azerbaiyano fueron causadas por las políticas sesgadas de los líderes del Partido Comunista y del gobierno de la URSS en contra de Azerbaiyán. Ello reforzó al movimiento nacional independentista, que para el otoño de 1987 había adquirido un impulso increíble, con cientos de miles luchando por ideales de libertad, independencia y soberanía.

Los sangrientos y trágicos eventos del 20 de enero fueron la advertencia de la URSS a los movimientos independentistas, no solo de Azerbaiyán, sino también a los del resto de las repúblicas soviéticas.

Human Right Watch, en el reporte Enero Negro en Azerbaiyán, declara: “La violencia usada por el Ejército soviético contra los azebaiyanos en la noche del 19 al 20 de enero fue un castigo colectivo”.

Sin embargo, ello evidencia que sin importar que el poder militar se utilice en contra del deseo de independencia y libertad, este no podrá ser aplacado.

Estos eventos sacudieron los cimientos del régimen soviético en Azerbaiyán y subsecuentemente condujeron a recuperar la independencia el 18 de octubre de 1991.

Han pasado 29 años desde esa noche, pero los crueles eventos se inmortalizaron en la memoria del país pasando a la historia como un acto de lucha por su libertad. Enero Negro fue un punto de inflexión para Azerbaiyán, demostrando ser una vívida manifestación de valentía y determinación del pueblo por la defensa de su independencia.

Para conmemorar a los azerbaiyanos que perecieron heroicamente en esa tragedia, se estableció el Callejón de los Mártires en el punto más alto de la ciudad de Bakú y cada año se recuerda a las víctimas. Gente de todo el país visita el lugar para honrar y venerar a los hijos de Azerbaiyán que prepararon el camino de la independencia y la prosperidad de la actual República de Azerbaiyán.

Mammad Talibov

Encargado de Negocios a.i de Azerbaiyán en México 


Etiquetas: