Turrón, mazapán, cenas navideñas… Así puedes decir adiós a tu barriga

  11 Diciembre 2018    Leído: 185
Turrón, mazapán, cenas navideñas… Así puedes decir adiós a tu barriga

Estudios del Wake Forest Baptist Medical Centre de Carolina del Norte (EEUU), del American Journal of Clinical Nutrition y de la Asociación Estadounidense de Diabetes han revelado las cuatro maneras de perder los famosos michelines del estómago, según publica el periódico Express.

La fibra es tu amiga


Los investigadores de Carolina del Norte aseguran que quienes ingieren 10 gramos de fibra soluble al día durante cinco años pierden un 3,7% de la grasa estomacal, por lo que recomiendan decir sí a los copos de avena, a las nueces, a las semillas, a las legumbres, a las judías —también llamadas ejote o chauchas— y a algunas frutas y verduras altas en fibra, publica Express.

Explican que cuando la fibra llega a tu estómago forma una sustancia gelatinosa que da sensación de saciedad y que reduce el colesterol, uno de los culpables de que ganemos peso.

Di sí a los granos integrales


Otro estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition revela que otro de los enemigos declarados de los michelines —o 'llantitas' o 'flotadores'— son las dietas que incluyen granos integrales, eso sí, de manera controlada. La razón parece estar en que los granos refinados —es decir, los que no son integrales— hacen que nos sintamos menos llenos, lo que influye negativamente y hace que sintamos que queremos comer más.

En este sentido, el arroz integral y la quinoa son tus salvadores.

La Asociación Estadounidense de Diabetes añade también que ingerir alimentos con grasas monoinsaturadas también ayuda a que no acumulemos tanta grasa alrededor de la cintura. ¡Evita la manteca!

Reduce las porciones
Recuerda también que tu dieta no debe ser alta en calorías. Los investigadores señalan que una alimentación baja en calorías ayuda a reducir en un 12% la grasa de tus michelines y en un 5% la del resto del cuerpo.


Tampoco olvides nunca combinar estos consejos con ejercicios y desterrando una vida sedentaria.

La grasa estomacal es la más peligrosa de nuestro cuerpo porque está situada alrededor de varios órganos de gran importancia, como el páncreas, los intestinos y el hígado. Así que representa un riesgo para la salud.

La diabetes de tipo dos y algunas enfermedades cardiovasculares se asocian con estas grasas.


Etiquetas: