Revelan que agentes de Policía en EE.UU. estuvieron involucrados en más de 400 violaciones en 9 años

  21 Octubre 2018    Leído: 517
Revelan que agentes de Policía en EE.UU. estuvieron involucrados en más de 400 violaciones en 9 años

Investigadores recopilaron la información mediante alertas de Google para 48 términos de búsqueda, si bien la cifra pero no refleja la totalidad de casos, ya que muchas víctimas no denuncian.

El oficial de Policía del condato de Prince George, Maryland (EE.UU.) que esta semana fue acusado de violar a una mujer a la que hizo parar el coche para un control, es uno de tantos casos similares. Según una investigación de la Universidad Estatal de Bowling Green en Ohio basada en búsquedas por Internet, cientos de agentes de la Policía estadounidense fueron acusados de violación forzosa entre los años 2006 y 2013. En total, se trata de 405 casos de violación forzada, lo que significa un promedio de 45 anuales, por no hablar de los 636 casos de hostigamiento sexual.

Sin embargo, los expertos señalan que estas cifras no son exhaustivas, ya que los datos sobre casos de conducta sexual inapropiada por parte de sus funcionarios son "casi inexistentes" en los archivos de la Policía. "No hay estadísticas disponibles comprensibles en torno a la integridad policial [...]. Son descritos como delitos ocultos", cita el estudio WVLT.

Por eso razón, el equipo de BGSU ha recopilado la información mediante alertas de Google para 48 términos de búsqueda, justificando luego cada caso individual. La cifra es considerable pero no refleja la totalidad de casos, ya que muchas víctimas se muestran reticentes a la hora de denunciar. A ello se une el encubrimiento por parte de los departamentos de Policía para proteger la reputación de sus funcionarios.

"¿A quién se llama cuando su violador o agresor es un oficial de Policía?", se pregunta Philip Stinson, profesor asociado de justicia penal y uno de los investigadores principales.

Otro factor preocupante es la selección estratégica de víctimas que realizan los delincuentes, que atacan a personas a quienes "no creerían los jurados". Según los autores de la investigación, sondeos periódicos examinados muestran que las víctimas suelen ser personas con antecedentes penales, sin hogar, con problemas de alcohol o drogas, relacionadas con la industria del sexo o, sencillamente, indefensas. La mitad de las víctimas de los casos estudiados eran menores.


Posibles soluciones

Todo este panorama pone de manifiesto la necesidad de adoptar medidas urgentes para evitar delitos cometidos por policías que se aprovechan de su posición. Los especialistas aseguran que la solución pasa por renovar la cultura policial "disfuncional" generada por la estructura "paramilitar y burocrática".

Entre las posibles soluciones para abordar el problema de violencia policial, los expertos apuntan las siguientes:

Ofrecer la posibilidad de denunciar una violación en línea o de forma anónima, así como contratar oficiales especiales capacitados para tratar con víctimas de agresión sexual.

Poner en práctica el rastreo de oficiales mediante GPS para ver si un mismo patrullero detiene con preferencia a mujeres de entre 18 y 30 años a la misma hora de la noche y en la misma parte de la ciudad.

Prohibir la contratación de oficiales despedidos de otras agencias.

Castigar a los policías si llevan sus cámaras corporales desactivadas.

Por último, llevar a cabo operaciones ocasionales encubiertas con el objetivo de asegurarse de que los agentes de Policía interactúan adecuadamente con la población.

El problema no se solucionará por sí solo y mientras en Estados Unidos no cambie la naturaleza del proceso de vigilancia de los empleados de Policía, las cosas seguirán igual, recalca Norm Stamper, ex jefe de Policía de la ciudad de Seattle.RT


Etiquetas: