Cómo una antigua tormenta cósmica ayudó a aclarar el ocaso de un antiguo reino en Asia

  23 Septiembre 2018    Leído: 357
Cómo una antigua tormenta cósmica ayudó a aclarar el ocaso de un antiguo reino en Asia

Un brote en la actividad solar ocurrido en el año 774 y los restos de un árbol ayudan a un grupo de científicos a esclarecer cómo cayó el reino Balhae.

Miembros del proyecto internacional COSMIC han comprobado cómo los brotes de actividad solar, que dejan huellas en los anillos de los árboles y que se denominan 'acontecimientos de Miyake' —por el apellido de una investigadora— pueden ayudar a determinar exactamente la fecha de un hallazgo arqueológico y comprobar o refutar una hipótesis histórica, lo que les ha permitido revelar el secreto de la caída de un antiguo reino asiático, informa RIA Novosti.

Según el estudio de los investigadores, publicado en la revista Nature Communication, en el año 774 se produjo un brote de actividad solar muy potente que desencadenó una tormenta de protones. Las partículas de alta energía penetraron la atmósfera terrestre y desencadenaron una serie de reacciones que aumentaron seriamente los niveles del Carbono-14. Este hecho fue descubierto en 2012 por la investigadora Fusa Miyake, que detectó huellas del fenómeno en los restos de árboles procedentes de distintos países.


Este 'acontecimiento de Miyake' ayudó a los investigadores del proyecto a arrojar luz sobre el antiguo reino Balhae, localizado en Manchuria y el norte de la península coreana que, según las crónicas, cayó en el año 926. Una hipótesis sugería que la causa fue la erupción del Monte Paektu, cuya fecha exacta se desconocía.

Los científicos sometieron un alerce enterrado bajo las cenizas del volcán al análisis radiocarbónico, determinando que el árbol murió entre los años 920 y 950. El alerce había vivido 264 años, por lo que los investigadores dedujeron que aún estaba vivo en 774, es decir en el año de la tormenta cósmica.

Después, el recuento de los anillos determinó que el árbol pereció exactamente en 946, por lo que se dedujo que la erupción se produjo ese año. Para entonces Balhae ya no existía, por lo que el equipo concluyó que la erupción del Monte Paektu no tuvo nada que ver con la caída del reino.

RT


Etiquetas: