Siete hábitos extranjeros que se consideran de mala educación en Rusia

  17 Junio 2018    Leído: 770
Siete hábitos extranjeros que se consideran de mala educación en Rusia

No quitarse los zapatos al entrar en una casa, no visitar a los amigos o no pagar toda la cuenta cuando se cena con una mujer puede desconcertar sobremanera a los rusos

Estas son algunas cosas que sorprenden a los rusos más que un ovni sobrevolando el Kremlin, especialmente si no te quitas los zapatos al entrar en casa.

1. Sorber mientras se come

En algunos países se considera normal sorber y emitir sonidos fuertes mientras se come. Es la forma de mostrar que los huéspedes disfrutan de la comida. Sin embargo, en Rusia eso se considera un mal comportamiento. Trata de comer silenciosamente y de mostrarte agradecido diciendo 'spasibo' ('gracias', en español).

Estas son algunas cosas que sorprenden a los rusos más que un ovni sobrevolando el Kremlin, especialmente si no te quitas los zapatos al entrar en casa.

1. Sorber mientras se come

En algunos países se considera normal sorber y emitir sonidos fuertes mientras se come. Es la forma de mostrar que los huéspedes disfrutan de la comida. Sin embargo, en Rusia eso se considera un mal comportamiento. Trata de comer silenciosamente y de mostrarte agradecido diciendo 'spasibo' ('gracias', en español).

2. Dejar comida en el plato

En algunos países se suele dejar un poco de comida en el plato y si te lo comes todo, entonces eso significa que quieres más. En Rusia la gente todavía recuerda los años de escasez, por lo que no hay que dejar nada en el plato. En algunos restaurantes incluso podrían preguntarte por qué no te terminaste tu plato, lo que podría ser considerado como un insulto al chef. A propósito, está tan mal visto tirar sobras, que muchos rusos suelen dar pan duro a los pájaros o sopa a los perros callejeros.

3. No pagar toda la cuenta en una cita con una mujer

Incluso si una mujer gana el doble que el varón con el que está cenando, ella esperará que sea él quien pague la cuenta. Este momento delicado es visto como una ocasión para que el hombre muestre su caballerosidad y, en ningún, caso se entiende que dicho comportamiento va contra la dignidad de la mujer, como en algunos países occidentales.

Al mismo tiempo, una mujer puede ofrecerse a pagar ella la cuenta, pero este gesto es una especie del 'test'. Si el hombre no insiste en pagar él, la mujer lo considerará como una señal de tacañería y, probablemente, no tendrá una segunda cita con él. No obstante, si una mujer insiste ferozmente en pagar ella su mitad, esto probablemente significa (aunque no necesariamente) que no quiere ser invitada a cenar y que no hay ninguna oportunidad para que surja un romance.


4. Olvidar quitarse los zapatos al entrar en casa

En muchos países no existe la costumbre de quitarse los zapatos al entrar en otra casa, pero este no es el caso de Rusia. De hecho, esto es algo que sorprende a los rusos... ¡hasta el fondo del alma! Ello equivale a meterse en la cama con botas y con el abrigo puesto. Los rusos siempre se quitan zapatos cuando entran en casa y se ponen zapatillas ('tapochki', en ruso). Casi no van descalzos por casa. Cada uno de los miembros de familia tiene sus propias zapatillas, a veces hasta dos: un par para el invierno y otro para el verano. También cuentan con unas cuantas zapatillas para huéspedes.

Lo mismo ocurre con la ropa de casa. Es normal cambiarse de ropa, lo que no atañe únicamente al pijama, que se usa solo para dormir. La bata de baño se usa después de la ducha o durante la mañana. En general, a los rusos les gusta cambiarse de ropa y no entienden cómo alguien puede pasarse todo el día con las mismas prendas.


5. Salir con ropa de deporte

En Rusia la gente se viste según la ocasión. Las prendas de deporte solo se usan para hacer ejercicio. De misma forma, los pantalones cortos y las chancletas solo se llevan en la playa o en la dacha (casa de campo) o bien si el tiempo es caluroso. Llevar pantalones demasiado cortos en la ciudad puede atraer un montón de miradas extrañadas.

Aunque las mujeres rusas son acusadas de cuidar demasiado su aspecto (no debe sorprenderte ver a las chicas llevar tacones altos sin importar la ocasión ni la temporada), es inaceptable ir de compras en pijama o en ropa de deportes.


6. No visitar amigos y no invitarlos a casa

La hospitalidad es una virtud muy apreciada en Rusia. Si uno hace un viaje de negocios a una ciudad donde tiene un amigo y no le llama, debe esperar que se muestre muy ofendido. O si viven en la misma ciudad y no se visitan con frecuencia, esto también cuestionará su amistad íntima. Pasar tiempo con amigos es algo que en Rusia no se planea de antemano.

A propósito, lo mismo ocurre con los vecinos, que querrán visitarte frecuentemente y sin aviso. Pero esto tampoco está mal. Hasta una pequeña cena acabará mucho después de la medianoche.

7. Insinceridad

Si te preguntan en EE.UU. '¿Cómo estás?', uno espera escuchar "Bien", pero, en realidad, nadie lo quiere saber. En Rusia, esta conducta así se percibe como insincera. Si no quieres escuchar los problemas de otra persona, entonces para qué preguntarle. Es mejor guardar silencio. Así que, cuando un ruso te pregunta 'Cómo estás?' prepárate para una posible historia y para contar la tuya.

Elaborado por Eleonora Goldman para Russia Beyond The Headlines


Etiquetas: