Los misiles occidentales redujeron a cenizas un centro farmacéutico sirio

  16 Abril 2018    Leído: 1027
Los misiles occidentales redujeron a cenizas un centro farmacéutico sirio

El centro de investigaciones científicas en Barzeh, destruido por los misiles de los países occidentales en el ataque masivo de 14 de abril, no tiene nada que ver con ningún 'programa de armas químicas clandestino', según se desprende de varias fuentes al tanto de sus actividades.

El representante permanente ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, fue el primero en llamar la atención a que la propia Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) declaró el centro científico en Barzeh, en Damasco, destruido por los ataques, conforme a las exigencias del ente internacional.

Hay que mencionar que la OPAQ visitó Barzeh en noviembre de 2017, apenas hace medio año, gozando de acceso ilimitado, y declaró el centro limpio de cualquier sustancia prohibida, según el informe del ente publicado el 18 de marzo de 2018 (párrafo número  11 del documento).

Si bien los partidarios de la versión de los hechos ofrecida por EEUU no estarían de acuerdo con el diplomático ruso, hasta los grandes medios publicaron notas que echan sombra sobre la justificación del ataque contra el centro.

Por qué no es viable la 'explicación' de EEUU
El Pentágono calificó el centro en Barzeh como uno de los tres blancos "asociados con el programa de armas químicas" de Siria. En particular —y es importante—, se afirmó que el centro estaría fabricando y ensayando sustancias tóxicas, según la BBC.

La coalición trilateral afirma haber lanzado 76 misiles de crucero contra el centro (algo que apenas es veraz, dado el tamaño del recinto, los daños registrados y los ataques repelidos contra diferentes aeródromos militares sirios).

Pero un ataque de tal envergadura contra varios edificios supuestamente llenos de 'armas químicas' habría llevado a la dispersión masiva de sustancias tóxicas, lo que para un barrio tan densamente poblado como Barzeh habría desencadenado consecuencias desastrosas, señalan los internautas:

"El área inmediata alrededor de la instalación en Barzeh está densamente poblada, más que la mayoría de las ciudades europeas. Cualquier dispersión de sustancias químicas causada por el ataque hubiera GARANTIZADO perjuicio y muerte [para los habitantes]. ¿Cómo lo justifica EEUU?"


La BBC hace un esfuerzo por justificar la destrucción del recinto al mencionar que en mayo de 2017, "un servicio de inteligencia occidental" —no revelado por la cadena— acusó al centro de Barzeh de "instalar armas químicas en los misiles de largo alcance y municiones de artillería".

El 'servicio anónimo' sugirió que los sirios bloquearon el acceso a ciertas partes del centro a la OPAQ. En aquel entonces, EEUU impuso sanciones contra 271 empleados del centro. No obstante, en noviembre del mismo año, los expertos de la OPAQ no confirmaron estas acusaciones.

¿De qué se ocupó realmente el centro destruido?
La agencia estatal siria SANA califica Barzeh como un centro de estudios farmacéuticos y enumera entre sus competencias la fabricación de medicamentos anticáncer y los análisis de las sustancias químicas importadas a Siria para la industria médica y agroalimentaria.


Uno de los empleados del centro, Said Said, entrevistado por varios medios internacionales —la propia BBC, pero también por la agencia francesa AFP y la cadena iraní PressTV—, refutó las alegaciones de que la instalación participara en cualquier programa de armas químicas explicando que se ocupaba de sintetizar fármacos.

"Una vez desatada la crisis siria, el país carecía de todo tipo de fármacos. Eso se debe a las sanciones de los países occidentales, que cesaron de exportar a Siria fármacos de alta calidad, sobre todo medicamentos anticáncer", lamentó el exempleado al agregar que Barzeh logró desarrollar tres tipos de sus propios fármacos contra esta enfermedad.

El científico reiteró a los medios que si realmente se hubiera tratado de una instalación con sustancias tóxicas, "no habrían podido estar en el recinto" ya que la delegación de los periodistas llegó a Barzeh apenas media hora después del fin de los bombardeos.

Además, Said informó de sus contactos con los equipos de la OPAQ:

"Los investigadores solían ubicarse en dos habitaciones del último piso y usar los equipos de laboratorio. Cooperamos con ellos en todo, y en dos informes confirmaron que aquí no se fabricaba ninguna arma química", comunicó a AFP.La buena cooperación con la OPAQ va más allá de las declaraciones de la parte siria. De hecho, en octubre de 2013 la Coordinadora Especial del ente, Sigrid Kaag, destacó "la completa cooperación y apoyo del trabajo de la OPAQ" por parte del Gobierno sirio.

En aquel entonces, el rechazo voluntario de Damasco a todos los arsenales químicos y los equipos para su producción, sugerido por Moscú, fue crucial al cancelar una operación militar a gran escala de EEUU y sus aliados contra Siria que seguramente habría llevado al derrocamiento del presidente Bashar Asad.

Quizá por eso, tanto Moscú como Damasco, pero también varios medios alternativos se manifiestan dudosos ante la narrativa de las naciones occidentales sobre 'el uso descarado de sustancias químicas contra su propio pueblo' por Asad.

Confirmación rusa
El corresponsal de guerra del periódico ruso Komsomolskaya Pravda, Alexandr Kots, también visitó el centro destruido.


Uno de los empleados entrevistados, el doctor Yacub Haddur, comentó al periodista que además del trabajo cotidiano, el recinto de Barzeh funcionaba como centro de formación en ciencias y tecnologías informáticas.

"Enseñamos la teoría, tuvimos laboratorios para experimentos científicos y equipos de entrenamiento. Ni siquiera hubiéramos podido fabricar sustancias químicas por no tener equipos adecuados", explicó.


​El interlocutor del medio prometió "reconstruirlo todo" mientras el periodista teoriza una sola razón por la que EEUU habría lanzado tantos misiles contra un supuesto 'centro de fabricación de armas químicas' ubicado en medio de un barrio residencial:

"Hay que estar más que seguro de que en este centro no había sustancias tóxicas para borrarlo de la faz de la tierra sin ningún temor [por las vidas de los habitantes de la zona]", sugirió.

Sputnik


Etiquetas: Siria   ataque