La alargada mano de George Soros se extiende a nuevos países europeos

  20 Marzo 2018    Leído: 405
La alargada mano de George Soros se extiende a nuevos países europeos

El primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, ha culpado al presidente del país, Andrej Kiska, de desestabilizar la situación interna y de mantener lazos con George Soros. El analista político Petr Zantovsky comenta a Sputnik qué tan lejos llega la influencia del especulador financiero en la región.

Petr Zantovsky estudia la influencia que tienen ciertas organizaciones y medios de comunicación sobre la opinión pública, en especial las que reciben financiación de las fundaciones de Soros. Concretamente, centra sus análisis en portales como Neovlivni.cz, Hlidacipes.cz o el 'think-tank' Evropské hodnody. El analista puntualiza que más que dedicarse a promover valores universales en la sociedad, estos actores se dedican a expandir el temor ante la 'injerencia rusa'.

El medio Neovlivni.cz, a modo de ejemplo, tiene en su portada un espacio llamado 'La huella rusa', en el que se señala a los políticos 'sospechosos' de tener una visión prorrusa. En el caso de Evropské hodnody, este laboratorio de ideas dispone de un proyecto llamado 'Kremlin Watch', que está financiado por la misma fundación.

"En las página de dichos portales se afirma abiertamente que son financiados por la Open Society (…) Al mismo tiempo, como demostró el informe de los académicos, el proyecto 'Kremlin Watch', lejos de ser una valoración experta, es más bien una propaganda política", aclaró Petr Zantovsky.

Respecto a las acusaciones de Robert Fico contra Andrej Kiska por sus supuestos vínculos con George Soros, Petr Zantovsky considera que el primer ministro eslovaco podría disponer de información comprometedora contra el presidente. "Creo que un político de tan alto nivel no hubiese lanzado tales acusaciones sin disponer de datos que lo confirmen. Sobre todo teniendo en consideración que Fico pronunció esas palabras en medio de la mayor crisis política [que ha vivido el país]" desde los tiempos de la desintegración del bloque socialista.

Mientras tanto, estima Zantovsky, a las élites occidentales no les conviene intentar fomentar una 'revolución de colores' en Eslovaquia, ya que la oposición es aún más crítica respecto a la integración europea que los actuales gobernantes del país eslavo. La única desventaja que presenta la oposición eslovaca, concluye, es que está muy atomizada y en estos momentos no puede presentar un programa único.

Sputnik


Etiquetas: