Silbar, piropear y seguir a mujeres en las calles de Francia sería un delito

  20 Octubre 2017    Leído: 113
Silbar, piropear y seguir a mujeres en las calles de Francia sería un delito

Los hombres que silben, piropeen, acosen o sigan a las mujeres en la calle en Francia podrían enfrentar multas en el lugar, bajo una nueva ley de acoso sexual planificada por la ministra de género y equidad del país.

La legislación pretende acabar con el tipo de compartimento depredador, que según Marlene Schiappa, restringe la vida cotidiana de las mujeres francesas y las atemoriza cuando salen de sus hogares.

“En Francia… toda mujer ha experimentado esta situación”, dijo la ministra a CNN. “Camino al trabajo, en el metro, el bus, entre la casa y oficina, ha sido perseguida por hombres, le han pedido su número de teléfono, le han pedido que converse”.

“Es una cuestión de libertad… Las mujeres, terminan diciendo, no vuelvo a salir, si va ser así de duro”, explicó la autora y activista, hoy convertida en política.

“No puedes ir al trabajo si mientras estas caminando entre la casa y la oficina, los hombres te molestan constantemente para pedirte tu número o te siguen”.

Ley para avergonzar a los acosadores

Schiappa aseguró que los detalles exactos respecto a las sanciones a los involucrados aún no fueron decididos, pero la ley contemplará que los policías que observen a una mujer siendo víctima podrán intervenir.Lo más importante, afirma, es que el mensaje llegue a los hombres de que tales comportamientos son completamente inaceptables.

“La idea es, simbólicamente, decir que no está permitido. Porque hoy día en Francia, en el siglo XXI, aún tienes hombres que dicen ‘está bien, no estoy haciendo nada malo. Solo estoy hablando con ella’, hablándola durante una hora al perseguirla. No, no creo”.Dijo que espera que la ley pueda avergonzar a aquellos que acosan a las mujeres de modo a que cambien su forma de ser.

“Las feministas en Francia por largo tiempo han dicho que la humillación debe cambiar”, manifestó. “No se trata de que la víctima se sienta avergonzada, sino que el acosador, el violador sienta vergüenza”.

Pero según dijo hubo bastante oposición a su plan.“Aun encontramos hombres que dicen… ‘Es parte de la cultura francesa, es amor a la francesa’. Ellos no quieren una ley que les prohiba. Es una resistencia cultural”.

“Tienen miedo que le prohibamos que hablen a las mujeres. Creo que es muy importante poder debatir, poder decir ‘está bien hablar, pero no está bien acosar, hay mucha diferencia”.

El escándalo de Weinstein

El interés en la ley propuesta ha crecido a raíz del escándalo de Harvey Weinstein.El magnate de Hollywood Weinstein enfrenta acusaciones de acoso sexual, agresión sexual y por mala conducta sexual de más de 40 mujeres. A través de sus representantes Weinstein ha negado todas las acusaciones de relación sexual no consensuada.

En respuesta a las acusaciones, miles de mujeres han inundado las redes sociales con sus experiencias de acoso y agresión sexual utilizando la etiqueta #MeToo (Yo También).Pero Schiappa asegura que no tiene muchas esperanzas de que el caso de Weinstein genere un cambio radical en las actitudes de las personas.

“Decimos eso cada momento… Ahora estamos hablando de Harvey Weinstein, ¿pero quién será el próximo?”, manifestó.Schiappa de 34 años, ex vicealcalde de Le Mans, fue designada la primera ministra de Género y Equidad de Francia, por el presidente Emmanuel Macron en mayo.

Ella fundó el sitio web “Maman travaille” (Mamá trabajadora), que apoya a madres trabajadoras y aboga por la igualdad de derechos.

Violencia de género

Schiappa asegura que el acoso es parte de un problema mayor de abuso sexual y violencia de género en Francia.Según el Ministerio del Interior francés, una mujer muere en el país cada tres días en manos de su pareja o expareja.

Schiappa dijo a CNN que era necesario hacer mucho más para informar a los abusadores que la violencia no es aceptable.“Creo que es una batalla cultural: debemos decir a los hombres que no está permitido golpear a sus esposas. No es romántico, no es divertido. No son hombres rudos, son perdedores”

Pero dijo además que quería ver a las personas que estaban al tanto de los casos de abuso levantarse y tomar medidas.“Cuando las mujeres son golpeadas, hay personas que lo saben… vecinos, compañeros de trabajo, jefes, la niñera… siempre hay alguien que sabe y no dice nada”.

“Tenemos que decir a esas personas que saben, debes tomar a esa mujer de la mano y traerla ante la policía o ante alguna organización o hablar con alguien que pueda ayudarla a librarse de ese hombre”.

CNN.es

Etiquetas: