Piensa que eres más joven y tu cuerpo funcionará mejor

  18 Julio 2022    Leído: 461
Piensa que eres más joven y tu cuerpo funcionará mejor

Una actitud ganadora frente a cualquier reto, así como la resiliencia y el control del estrés ayudan a un cuerpo más sano y longevo, según los expertos.

Los pensamientos son procesos cognitivos conscientes o inconscientes que emergen del cerebro. Son una de las herramientas más poderosas que tiene el ser humano. Sean o no deseados, lo cierto es que nuestra salud física depende en cierto modo de todo aquello que pasa por nuestra mente a diario. Influye en nuestro estado emocional, especialmente a medida que el tiempo pasa y envejecemos. Pero ¿hasta qué punto? ¿Cómo podemos cuidar de nuestro cerebro y, en consecuencia, que mejore nuestra salud física?

Si vas al baño con frecuencia sabes que algo pasa con tu alimentación; lo mismo ocurre si detectas manchas en tu piel. Pero, ¿qué hay del cerebro?, ¿cuáles son las señales de que tu mente necesita un poco más de cuidado? El cerebro, tal y como recoge un reciente estudio publicado en el National Library of Medicine (NIH) es el centro de mando del sistema nervioso: maneja los pensamientos, la memoria, el movimiento de nuestro cuerpo y las emociones. Es el producto supremo de la evolución biológica, así que mantener este órgano nuclear en un estado saludable es el objetivo principal en la búsqueda de la salud y la longevidad a lo largo de la vida.

¿Sientes la edad que tienes?

“Tanto el rendimiento físico como el rendimiento cognitivo dependen mucho de la actitud. Al igual que la aptitud, siempre tiene ventaja quien tiene una actitud ganadora frente a que tiene una actitud perdedora”, explica José Luis Trejo, neurocientífico del Instituto Cajal (CSIC) y vicepresidente del Consejo Español del Cerebro.

Cuando tu mente, y por ende, tu cerebro está feliz, tú estarás más feliz y puedes ser capaz de afrontar mejor cualquier cosa, reto, objetivo o meta que te propongas. Al igual que cuando te enamoras, tus ganas de hacer más cosas se disparan, tu energía aumenta y sientes que puedes con todo, tu actitud frente a cualquier reto u objetivo, también es primordial. Si bien los genes, la condición física y las aptitudes de una persona influyen, el recorrido mental de una persona con mentalidad ganadora es fundamental para lograr un mayor bienestar físico. Porque la salud del cerebro pasa por unas buenas funciones cognitivas como la resiliencia, la regulación emocional y muchas otras facetas del bienestar mental.

El estrés merma netamente nuestra capacidad de ejecución

“Una actitud mental optimista permite un desempeño en condiciones competitivas que conduce a un mayor índice de éxito, tanto a nivel cognitivo como físico (por ejemplo, en el deporte de competición ésto se aprecia de forma frecuente o personas mayores de 70 años que aún corren como alguien de 40, bailan etc...). Sin embargo, aparte del ámbito competitivo, el rango de variación de nuestra capacidad de ejecución varía menos de lo que nos gustaría con respecto a nuestra capacidad general”, explica el experto. “El estrés, por ejemplo, merma netamente nuestra capacidad de ejecución”, agrega José Luis Trejo.

Por otro lado, Sergey Young, experto en longevidad, fundador del Longevity Vision Fund y autor de The Science and Technology of Growing Young (La Ciencia y la Tecnología de Crecer Joven) también asegura que pensar que eres más joven ayuda a que tu cuerpo funcione mejor. Una afirmación que un estudio publicado en la revista científica Frontiers corroboró en el 2018, donde se explica cómo las personas intervinientes en los ensayos que se sintieron más jóvenes que su edad biológica tenían más materia gris en el cerebro, y por tanto, más capacidad ejecutora y una mejor condición física.

Factores de riesgo
Señales de alerta de que debemos cuidar el cerebro y cómo hacerlo

Son varios los signos que evidencian y nos alertan de que debemos empezar a cuidar la salud de nuestro cerebro, y muchos de estos signos, tal y como se recoge en el estudio del NIH, están relacionados con el bienestar mental. Por ejemplo, si olvidas las cosas con más frecuencia de lo que te gustaría, tienes problemas para tomar decisiones, no ves o no te conectas con tu familiares y amigos, te frustras fácilmente, no descansas y te despiertas mucho por las noches, te sientes más sensible que de costumbre, te sientes desmotivada, te cuesta pensar, no puedes o te cuesta concentrarte, te sientes más estresada sin razón aparente, son señales más que suficientes.

Al final, la salud mental no es un área aislada, sino que es la salud del cerebro. Afortunadamente, siempre hay cosas que podemos hacer para apoyar mejor nuestra biología cerebral y nuestro rendimiento cognitivo. “Nuestro estilo de vida determina el nivel de salud y el nivel de ejecución de cualquier cerebro dentro del rango que genéticamente está determinado. Es decir, dentro de ese rango tendrán mejor ejecución y serán más exitosos aquellos cerebros que lleven un estilo de vida sano (ejercicio moderado, dieta adecuada, ausencia de estrés, ausencia de tóxicos, etc...”, asevera José Luis Trejo.

“Por el contrario, ese cerebro tendrá una ejecución de tareas y un desempeño en todo tipo de competición, incluyendo su nivel de salud, en el extremo más bajo del rango determinado por su genética, cuando sea sedentario, lleve una dieta pobre, consuma sustancias o tenga una actitud pesimista”, concluye.


Etiquetas:


Noticias