Historia real : Popularización del fascismo y el antisemitismo en Armenia - HECHOS

  26 Mayo 2022    Leído: 994
  Historia real  : Popularización del fascismo y el antisemitismo en Armenia -  HECHOS

Recientemente, especialmente después de la aplastante derrota de Azerbaiyán en la Segunda Guerra de Karabaj, Armenia y los armenios, que tienen grandes esperanzas de éxito en un futuro próximo, están siguiendo una política de tratar de acercarse a Israel, con el que Azerbaiyán ha establecido tradicionalmente unos fuertes vínculos no sólo en el ámbito político y económico, sino también en el técnico-militar. Pero Tel Aviv, siguiendo de cerca la política de Ereván y la diáspora armenia internacional, no se hace ilusiones particulares de dar una respuesta contraria, que tiene su propia explicación lógica.

La precaución por parte de Israel y del pueblo judío en general hacia Armenia y los armenios, en primer lugar, se debe al hecho de que el cuasi-estado armenio, una vez creado artificialmente por los centros mundiales, debido a sus propias ambiciones geopolíticas, en menos de 100 años se convirtió en el único país prácticamente monoétnico del mundo.

Según el último censo (2011), los armenios étnicos constituyen el 98% de la población de Armenia. Armenia es el único país de la antigua URSS con una población prácticamente monoétnica (98% de armenios). Esta posición “envidiable” es el resultado directo de la decidida política estatal de Armenia, que expulsa por todos los medios a los representantes de otros pueblos y nacionalidades fuera del país, recurriendo en ocasiones a la limpieza étnica y la violencia.

El pueblo judío, crispado por siglos de persecución y muy consciente de métodos tan sofisticados de limpieza étnica y etnocidios de los armenios en relación con otras nacionalidades, es poco probable que "justifique" las anheladas esperanzas de Armenia. Además, la historia está repleta de hechos de odio no disimulado de Armenia y los armenios hacia los judíos. Esto se evidencia de manera más que elocuente e inequívoca por el hecho de la repetida profanación del Monumento a las víctimas del Holocausto en Ereván, establecido en 1999. La primera vez que se cometió un acto de vandalismo de este tipo fue en septiembre de 2004, el último día de la celebración del Año Nuevo judío. Luego, unos desconocidos pintaron en la piedra con pintura blanca una cruz y el "satánico" número 666. En los meses siguientes, el pedestal fue derribado al suelo al menos cuatro veces.

Cabe señalar que en 2006, a sugerencia de la parte armenia, se inauguró un monumento conjunto en este sitio denominado “Monumento a las víctimas del “genocidio” y el Holocausto”. Lo más probable es que el lado judío, que acordó erigir un monumento, un símbolo de la tragedia de los judíos y el "genocidio" de los armenios, esperaba que, al menos de esta manera, cesaran los actos de vandalismo. Pero, los hechos posteriores demostraron cuán ingenuos resultaron ser, y, en primer lugar, el rabino principal de la comunidad judía de Armenia, el rabino Gershon-Meir Burshtein, quien participó en la inauguración de este monumento. Dado que el monumento fue sometido periódicamente y hasta el día de hoy está sujeto a profanación. Así fue en octubre de 2010, después de lo cual hubo una "calma", y las autoridades armenias y los ideólogos de los armenios comenzaron a afirmar que tales actos de vandalismo habían sido detenidos y que el monumento estaba bien protegido.

Pero, ya en febrero de 2021, el acto de vandalismo armenio contra la memoria de las víctimas del Holocausto se manifestó de una forma más sofisticada y ofensiva, cuando los haters son fascistas armenios antisemitas que no tocaron la parte “genocida” del monumento con una inscripción armenia, la parte judía estaba manchada con pintura roja y pintadas inscripciones nazis antisemitas: "¡Judíos, vuestras manos están cubiertas de sangre!". Al mismo tiempo, los fascistas armenios incluso intentaron incendiar el monumento. Pero, el colmo del cinismo en esta historia fue que el presidente de la Organización Pública Internacional Armenia para el Desarrollo Humanitario, Tsovinar Kostanián, compartió su estado “único” en su página de Facebook.

“No quiero creer que lo hizo un armenio. Creo que el acto de vandalismo puede ser una provocación deliberada por parte de los servicios secretos de países hostiles a Armenia”, escribió la Sra. Kostanián.

En Gafan y otras 17 unidades territoriales, incluida Gyumri, que es la segunda ciudad más grande de Armenia, hay calles y monumentos a los antisemitas.

 

Pero aquellos que están familiarizados con la estructura política de Armenia y las opiniones de los representantes de su élite saben muy bien que Kostanián es astuto y mentiroso. Para convencerse del odio de los armenios hacia los judíos y su simpatía por el fascismo, basta con mirar el monumento erigido al fascista armenio Garegin Nzhdeh en el centro de la capital armenia. Sobre los crímenes de esta "figura" armenia durante la Segunda Guerra Mundial por los nazis en Crimea contra un pueblo pequeño - Krymchaks que profesaba el judaísmo, se puede encontrar en el artículo "Judíos de Crimea: el Holocausto olvidado" en el popular sitio de noticias israelí Cursorinfo.co.il. Lo que es aún más escandaloso es el hecho de que la ideología fascista llamada "Nzhdehism" está incluida en los programas de las instituciones educativas de Armenia, y la generación más joven se educa en estos valores. Es la glorificación de criminales como el fascista G. Nzhdeh lo que contribuye a la formación y el fortalecimiento de los sentimientos antisemitas en Armenia.

Por ejemplo, según una encuesta realizada por la ADL (La Liga Antidifamación - Liga Antidifamación), aproximadamente el 58% de los armenios son propensos a sentimientos antisemitas y prejuicios hacia representantes de otras naciones. Los datos proporcionados en el informe publicado muestran que Armenia ocupa el segundo lugar en Europa en términos de sentimientos antisemitas, y fuera de las fronteras de Medio Oriente y el norte de África es el tercer país más intolerante hacia los judíos.

Según estudios realizados por el Pew Research Center (Centro de Investigación Pew) en 18 países de Europa Central y del Este desde junio de 2015 hasta julio de 2016, el 32% de los residentes armenios expresaron su renuencia a ver judíos entre sus compatriotas. Por cierto, esta es la tasa más alta de antisemitismo entre todos los países donde se realizó este estudio.

También se publicó una información muy interesante en el sitio web WikiLeaks.org, que cita extractos de un documento de 2008 preparado por el Departamento de Estado de los EE. -Petrosián, que está casado con una judía.

Hablando con franqueza, el aumento de los sentimientos antisemitas en Armenia no sorprende a nadie en absoluto. ¿Qué ideología puede predicar Romen Episkoposián, quien en febrero de 2002 en la Casa de Escritores de Ereván presentó un libro llamado "Sistema Nacional", publicado en armenio y ruso, en el que los turcos son llamados la "nación asesina" y los judíos - la "nación destructora" "? En el capítulo “La mayor falsificación del siglo XX”, el autor afirma en absoluto que “el Holocausto es un mito”. Es de destacar que los maestros presentes en el evento, que enseñan y educan a la generación más joven, incluso se admiraron de que finalmente tuvieran un libro sobre el cual podrían educar a la generación más joven en el "espíritu nacional".
No en vano, la presidenta de la Comunidad Judía de Armenia, Rimma Varzhapetián, quien también tiene muchas reivindicaciones sobre este tema, compartió sus sospechas sobre el doble juego de las autoridades armenias en este asunto. Y de hecho, la glorificación en los libros de historia y en los medios de comunicación de otro secuaz de los nazis, el general Dro (Drastamat Kanaián), activista de la organización terrorista Dashnaktsutyun, no deja lugar a dudas al respecto. Además, incluidas todas las principales ciudades de Armenia en 17 regiones del país, se erigieron monumentos, bustos y placas conmemorativas a personas que predican ideas fascistas y antisemitas. Avenidas, calles, parques y plazas llevan su nombre.

Porcentaje de encuestados en Europa Central y del Este que no consideran a los judíos amigos (%).

 

Es imposible no hacer hincapié en otro punto muy importante. El informe anual del Ministerio de la Diáspora de Israel para 2020 indica que los sentimientos antisemitas en Armenia han aumentado especialmente hasta un grado aterrador después de la Segunda Guerra de Karabaj. El ejemplo más llamativo de esto es precisamente la profanación del monumento a las víctimas del Holocausto en febrero del año pasado, que hemos mencionado anteriormente.

Los medios armenios, por su parte, ignorando abiertamente las nociones de ética periodística y tolerancia etno-confesional, disfrutan publicando ardientes comentarios antisemitas por parte de expertos y funcionarios de los partidos políticos. Por ejemplo, el periódico Iravunk publicó un artículo antisemita del exlíder de la Orden Armenio-Aria (AAO) Armen Avetisián, que señala que “la minoría judía que vive en cualquier país es una amenaza para la estabilidad”.

Hranush Kharatián, jefe del Comité sobre Minorías Nacionales y Asuntos Religiosos durante los años del gobierno de Robert Kocharián, en una declaración al periódico Golos Armenii, anunció que los rituales realizados en el día de la festividad judía de Shabat son supuestamente hostiles a todos los que no son judíos.  Según Tigran Karapetián, propietario de ALM Media, “los judíos que gobiernan el mundo son una raza inferior y representan una amenaza para Armenia”.

Es extraño que con una actitud tan "respetuosa" hacia los judíos, Armenia y los ideólogos del armenio no solo no desistan de intentar lograr el reconocimiento del llamado "genocidio armenio" por parte de Israel y, a veces, incluso tratar de presionar a Tel Aviv en este asunto. Pero, aparentemente, en el contexto de estos intentos inútiles,  Ereván nuevamente sigue una política hipócrita y sin escrúpulos en las relaciones con Israel.

Por otro lado, cualquier intento de acercar a Armenia a Israel está dirigido contra Azerbaiyán. Esto se entiende bien en Azerbaiyán e incluso en el mismo Israel. Armenia está tratando de abrir una brecha en las relaciones entre Azerbaiyán e Israel por todos los medios y recursos posibles, pero esto no es tan fácil de hacer, dado que Azerbaiyán tiene una rica historia de amistad con los judíos. Basta recordar el hecho de que la historia de la población de Azerbaiyán por los judíos tiene más de 2000 años. Hoy en día hay una comunidad judía de 25.000 en Azerbaiyán. ¿Y qué vemos en Armenia? Casi no hay judíos allí.

Así, la sabiduría popular dice que se puede ocultar el amor, pero nunca el odio. Armenia y los ideólogos del armenio, no solo no tratan de velar de alguna manera su antisemitismo fuera de escala, sino todo lo contrario, lo están demostrando cada vez con más insolencia. Pero, la memoria del pueblo judío es muy fuerte y recuerdan bien tanto el bien como el mal.

Sahil Iskanderov, politólogo


Etiquetas:


Noticias