"Puño de Seda": Azerbaiyán demuestra su "poder blando" en Shusha

  13 Mayo 2022    Leído: 590
  "Puño de Seda":  Azerbaiyán demuestra su "poder blando" en Shusha

Hace un año tuve la suerte de participar en el primer festival "Kharibulbul" en Shusha después de su Liberación, así que tengo, como dicen, "material práctico" para hacer comparaciones. Shusha cobra vida, la vida vuelve allí. Hablando en sentido figurado, Shusha recuerda a un hombre que escapó del cautiverio y volvió a su familia. Se revive un poco más cada día.

Todavía quedan muchas heridas en la ciudad causadas por la guerra, o más bien por la ocupación. Esta fue una aclaración importante: la mayoría de los edificios en Shusha no fueron destruidos durante la guerra, sino durante la ocupación armenia. Los armenios "pacíficos" demolieron casas y edificios históricos, pero no pusieron una piedra sobre otra. Probablemente, con el fin de perder el espíritu azerbaiyano de la ciudad… Pero ahora, todos los días en Shusha, en palabras del presidente Ilham Aliyev, "se pone piedra sobre piedra" y el espíritu de Azerbaiyán regresa a la ciudad con la Marcha de la Victoria. Shusha se está recuperando. Nuevamente, en otras palabras del Sr. Aliyev, es como si una "tribu salvaje" hubiera sido capturada y expulsada de las tierras que había saqueado, y ahora la Civilización está regresando a esas tierras. La Cultura es la primera cosa en traer consigo.

Cuando Shusha estaba bajo la ocupación armenia, en octubre de 2010, los armenios celebraron aquí una carrera de burros. Esa escena todavía está frente a mis ojos: criaturas de dos patas están azotando sin piedad a las criaturas de cuatro patas cabalgando sobre sus espaldas, y los pobres burros se balancean de un lado a otro, sin saber lo que se les pide... Fue una escena muy triste.

Esto fue lo único que Armenia trajo a Shusha en nombre de la "cultura". Solo seis meses después del final de la guerra, Azerbaiyán celebró un gran festival de música en la Llanura de Jidir. En ese momento, nos sorprendió cómo fue posible organizar un concierto así en una ciudad que aún sangraba por sus heridas.

Esta vez, mirando a los artistas en el escenario bajo la lluvia en la Llanura de Jidir, músicos de países vecinos, cercanos y lejanos, entendí claramente lo que significa el Poder Blando. En un sentido amplio, significa ser atractivo y demostrar el potencial sin usar la fuerza. Convertir una ciudad que había sido esclavizada por la "tribu salvaje" durante 28 años en sede de un festival internacional de música en solo un año y medio es el "poder blando". Es silenciar el rebuzno del burro en la Llanura de Jidir y hacer sonar el mugam mágico y el jazz.

Mientras que lo que está sucediendo en Karabaj en su conjunto es una demostración del Poder Blando de Azerbaiyán, el Festival "Kharibulbul", que se ha convertido en uno de los símbolos del Gran Retorno y la Gran Creación, es un puño de seda levantado por Azerbaiyán. Si  la guerra de los 44 días Azerbaiyán la ganó a costa del Puño de Hierro, ahora consolida su victoria gracias al Puño de Seda. Demuestra que está muy por delante y es superior a quienes nos consideran enemigos, tanto en términos de poder duro como blando.

A diferencia del Puño de Hierro, el Puño de Seda no se alzó para aplastar a nadie. El propósito del "poder blando" no es aplastar, sino atraer. El Puño de Seda está listo para acariciar las cabezas de aquellos que se niegan a vernos como enemigos. Nuestros ciudadanos armenios que viven en Karabaj y Khankendi no tienen que menospreciar el desarrollo en Shusha. No es necesario mirar a "Kharibulbul" y avergonzarse. También deben ser parte de este proceso y obtener su parte del desarrollo.

Nos gustaría ver a los ciudadanos armenios de Azerbaiyán en el escenario de "Kharibulbul" en Shusha. Su camino a Shusha está muy cerca en todos los sentidos. Solo es necesario rechazar a aquellos que se interponen en el camino de la integración con Azerbaiyán. Lo que está sucediendo hoy en Shusha muestra claramente lo que significa la paz y de lo que es capaz. Nuestros ciudadanos armenios que viven en Khankendi deben salir de la sombra de los vehículos militares y entrar en la luz de la cultura y el desarrollo. No tiene sentido llegar tarde.

Por Vusal Mammadov

AzVision Español


Etiquetas:


Noticias