Hoy Azerbaiyán recuerda a las víctimas de la tragedia del 20 de Enero de 1990

  20 Enero 2022    Leído: 270
Hoy Azerbaiyán recuerda a las víctimas de la tragedia del 20 de Enero de 1990

Los azerbaiyanos conmemoran el 32 aniversario del asesinato de 147 civiles, perpetrado por el Ejército soviético, en 1990 en lo que se conoce como Enero Negro.

Azerbaiyán conmemora las víctimas, incluidas mujeres y niños, masacradas por el Ejército soviético en Bakú y otras provincias el 20 de enero de 1990.

La masacre conocida como “Enero Negro”, una herida abierta en los corazones de los azerbaiyanos aún después de 32 años, fue un importante punto de inflexión en la lucha por la independencia del país después de 70 años de dominio de la Unión Soviética.

La cuestión de Nagorno Karabaj sentó las bases para los acontecimientos de Enero Negro, que alimentaron el sentimiento de independencia en los azerbaiyanos y aceleraron el colapso de la Unión Soviética.

Desde 1988, los armenios incrementaron sus actividades para separar el área de Nagorno Karabaj de Azerbaiyán, y en diciembre de 1989, el Consejo Supremo de la República Soviética de Armenia decidió anexar la región a Armenia.

Azerbaiyán reaccionó a la decisión con manifestaciones de cientos de miles de personas en la capital, Bakú. El pueblo de Azerbaiyán acudió en masa a la Plaza de Azadliq (Independencia) en la ciudad para protestar contra la Administración soviética y las crecientes demandas de tierras de los armenios.

Las continuas manifestaciones molestaron a la Administración soviética, que tomó la decisión de desplegar un Ejército en la capital azerbaiyana. Las personas bloquearon las carreteras de entrada a la ciudad y obstaculizaron el avance de las unidades militares rusas.

Primero, el 19 de enero de 1990, el proveedor de energía de la televisión nacional azerbaiyana fue atacado por la inteligencia soviética. Por la tarde, un Ejército soviético de 26.000 soldados con vehículos blindados entró en Bakú desde cinco direcciones.

Los elementos soviéticos ingresaron a la ciudad disparando contra los civiles desarmados que intentaban detenerlos. Tanques y vehículos blindados pesados ​​fueron conducidos sobre las personas, mientras se abría fuego contra ambulancias y autobuses. Esa noche, 130 civiles perdieron la vida en Bakú.

El Ejército soviético continuó su masacre en otras ciudades como Neftchala y Lankaran, al sur de Azerbaiyán. Un total de 147 civiles azerbaiyanos murieron en la masacre de Enero Negro, cerca de 744 personas resultaron heridas y unas 400 personas fueron detenidas por las fuerzas soviéticas.

Pese a que la administración de Bakú declaró estado de emergencia y la ciudad estaba completamente controlada por el Ejército soviético, la gente volvió a salir a las calles para enterrar a las víctimas, quienes fueron enterradas en el Parque Dagustu, donde también fueron enterrados los azerbaiyanos que perdieron la vida en los ataques armenios del 31 de marzo de 1918. Cerca de un millón de personas participó en los funerales.

La masacre de Enero Negro sacudió la confianza del pueblo azerbaiyano en la administración soviética y desencadeno el proceso que condujo a la independencia del país.

Durante los últimos 32 años, los azerbaiyanos han acudido en masa al cementerio con claveles, que se han convertido en el símbolo de las víctimas del 20 de enero, para mostrar su agradecimiento a quienes dieron su vida por la independencia.


Etiquetas:


Noticias