Continúan las tensiones en la frontera este de Europa

  17 Enero 2022    Leído: 294
Continúan las tensiones en la frontera este de Europa

El nuevo año comienza en Europa de la misma forma en la que lo acabó, con su frontera, en concreto la oriental, sumida en una interminable disputa entre territorios, alianzas y países. Las posturas de Rusia, Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea permanecen impasibles, y los contactos informales, reuniones oficiales y declaraciones veladas continúan avivando las tensiones.

Las acusaciones sobre Rusia en referencia a una supuesta intención de invadir Ucrania, unido a la pretención de la OTAN por acercarse lo máximo posible a Rusia, han alimentado la presión y las especulaciones. El pasado lunes diez de enero comenzó la ronda de contactos entre representantes de Rusia, Estados Unidos y la Alianza Atlántica; a la vez que la Unión Europea trataba de recordar que se debe contar con ellos en todas las decisiones que se tomen en sus fronteras. En todo caso, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró que el bloque comunitario estaría representado a través de ellos.

Rusia, temerosa de que la OTAN puedan asentarse cerca de su frontera, pide garantías de que Ucrania y Georgia nunca se convertirán en miembros de la alianza. "Nos gustaría que en la cumbre de Madrid la fórmula adoptada en la de Bucarest en 2008 fuera retirada y sustituida por la siguiente: 'Ucrania y Georgia nunca serán miembros de la Alianza Atlántica'", aseveró Serguéi Riabkov, viceministro de Exteriores ruso y negociador jefe

Así mismo, otra de las peticiones rusas es que la Alianza Atlántica renuncie a la "asimilación" del territorio de los países que ingresaron en el bloque desde 1997, es decir Europa oriental y las tres repúblicas bálticas.

Ha sido precisamente durante esta semana de contactos cuando en el Báltico se han producido maniobras militares por parte de Suecia, y Ucrania ha recibido un ciberataque a las páginas web del Gobierno, generando más incertidumbre a la ya tensa situación.

Reuniones fallidas
Después de una ronda de conversaciones bilaterales con Rusia y otra en el seno de la OTAN, las partes implicadas se ha retirado sin propuestas nuevas o promesas de futuro. Por su parte, el asesor de Biden aseguró que el diálogo fue "franco y directo", además de "útil", porque ha dado a ambas partes "cosas que considerar". Sin embargo, subrayó que "la amenaza de invasión militar es alta", porque Moscú ha concentrado en las últimas semanas alrededor de 100.000 soldados en la frontera con Ucrania.

Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional del presidente de Estados Unidos matizó en una rueda de prensa que la inteligencia estadounidense no ha determinado por ahora que Rusia haya "decidido de forma definitiva tomar la vía militar en Ucrania", asegurando que EE UU está "preparado" para responder si eso ocurre, con una serie de sanciones que afectarían a sectores "estratégicos" rusos.

Por su parte, Rusia aseguró este lunes a Estados Unidos que no tiene intención de atacar a Ucrania, al tiempo que consideró que sería un "gran error" que la OTAN se niegue a conceder garantías de seguridad a Moscú. "No tenemos ningún plan, ninguna intención de atacar a Ucrania, y no puede haberlos", aseguró el viceministro de Exteriores ruso.

Tras las reuniones del martes entre Washington y la Alianza Atlántica con Moscú, y la que celebró el jueves en Viena la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el Gobierno ruso ha afirmado no ver "motivos" para reanudar las conversaciones, ya que considera que Estados Unidos y la OTAN han rechazado sus demandas de garantías de seguridad legalmente vinculantes para evitar una mayor expansión de la Alianza Atlántica y el emplazamiento de armamento cerca de sus fronteras.

"Estamos esperando una respuesta por escrito de nuestros colegas. Creemos que ellos entienden la necesidad de hacerlo inmediatamente, y de hacerlo por escrito. No esperaremos hasta siempre", señaló el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, en su rueda de prensa de comienzo de año.

Terminada la semana de contactos, los ministros de Exteriores de la Unión Europea son menos optimistas que los estadounidenses de cara a una posible reanudación de las reuniones, afirmando este viernes que lamentan que Rusia haya dado señales de que no quiere seguir dialogando.

"Parece que los rusos no tienen demasiadas ganas de continuar (dialogando). Pero estén seguros de que Europa estará presente, activa, en todas las negociaciones que sigan, si es que las hay", aseguró el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, a su llegada este jueves a la reunión informal de los ministros comunitarios en Brest.

Así mismo, Rusia ha reconocido que está abierta a abordar los asuntos de seguridad europea con la Unión Europea (UE), pero solo si en ese diálogo está presente también Estados Unidos. "A nosotros no nos preocupa tanto quién está en las negociaciones si a la cabeza de las mismas se encuentra EEUU, porque de ellos depende cómo se está construyendo la política de seguridad en Europa y de hecho, en otras partes del mundo", dijo Lavrov en rueda de prensa.

Sobre si se realizará más adelante un diálogo aparte con la UE, como el que se lleva a cabo ahora con Estados Unidos y la OTAN, Lavrov señaló que hay que preguntar a Washington y a la Alianza Atlántica si "permitirán que la UE actúe de forma independiente", y agregó que Rusia está interesada en una Unión Europea independiente.

En medio de este cruce de declaraciones, Ucrania continúa reforzando su frontera, donde denuncia que desde el lado ruso los movimientos de tropas son constantes. Además, este viernes el Gobierno de Ucrania ha revelado que los sitios web gubernamentales han sufrido un ciberataque masivo.

El ministro de Transformación Digital de Ucrania, Mijailo Fiódorov, afirmó hoy que los datos personales de los ciudadanos están seguros y no fueron afectados por el ciberataque de anoche contra varios sitios web gubernamentales, entre ellos los del Gabinete de Ministros y del Ministerio de Asuntos Exteriores.

"Algunos sitios web gubernamentales fueron atacados. Algunos fueron puestos fuera de servicio por sus administradores con el propósito de investigar el ataque. La mayoría de ellos ya están funcionando. Los datos de los ciudadanos están seguros", reconoció Fiódorov, que agregó que ya está en marcha una investigación para conocer la procedencia del ataque.

La UE está investigando aún quién puede estar detrás, por lo que el alto representante evitó responsabilizar a un país en concreto, en la misma línea que los ministros europeos. No obstante, las declaraciones sobre quienes pueden ser los perpetradores del ataque podía ser Rusia. "No tengo pruebas, pero nos lo podemos imaginar", puntualizó Borrel, que agregó que "desgraciadamente, nos esperábamos que pudiera ocurrir".

En este momento los ejércitos de los Estados fronterizos mantienen una calma tensa, preparados para una eventual actividad. Según se ha podido saber esta semana, Suecia ha aumentado las patrullas en la isla báltica de Gotland por el aumento de la tensión en la zona.

"A partir de hoy seremos más visibles y estaremos en plazas estratégicas importantes de carácter civil", declaró a la televisión pública sueca SVT Tomas Ängshammar, portavoz del regimiento de Gotland, en alusión, entre otros, al puerto y el aeropuerto de la mayor isla de Suecia en el Báltico.

El motivo es la "creciente actividad" en las zonas próximas a Suecia, por lo que se considera importante "mostrar a los habitantes de Gotland y a otros países que tenemos una defensa activa que se adapta de acuerdo con la situación". No obstante, según ha podido recoger EFE, la Defensa sueca considera que el riesgo de que este país escandinavo sufra un ataque es bajo.

La tensión entre Suecia y Rusia se ha incrementado en los últimos años, coincidiendo con el estallido del conflicto ruso-ucraniano, con denuncias mutuas de violaciones del espacio aéreo, sobre todo por el lado sueco. Suecia ha intensificado en los últimos años su colaboración con la OTAN, de la que es país asociado, y ha aprobado varias partidas adicionales para aumentar el presupuesto en esa área.

Desde las acusaciones de apoyo ruso a Bielorrusia en la crisis migratoria fronteriza que comenzó en 2021, hasta la denuncia por el supuesto envió de tropas y las maniobras militares en la frontera con Ucrania, las relaciones entre Rusia y el bloque estadounidense-europeo parecen más estancadas que nunca. La preocupación es en este instante si podrán recomponerse las posiciones iniciales o algo hará estallar un conflicto que hasta ahora parecía imposible. Las esperanzas están puestas en unas negociaciones que, por el momento, parecen haber fracaso estrepitosamente.

20minutos


Etiquetas:


Noticias