La 'pareja en la sombra' que cada vez gana más peso en la Casa Blanca

15:05   17 Abril 2017    320

La hija mayor del presidente de EEUU, Ivanka Trump, y su esposo, el empresario Jared Kushner, se han convertido en los asesores más importantes del mandatario estadounidense, de acuerdo con un artículo publicado en el periódico The New York Times.

Según el medio norteamericano, Ivanka —quien prácticamente actúa como la primera dama de EEUU, puesto que participa en las cumbres internacionales y las reuniones con los homólogos de Trump— se ha convertido en una socia indispensable del mandatario, algo que ha provocado reacciones encontradas entre los estadounidenses.

Ivanka y Jared, los cuales tienen sus propias oficinas en el Ala Oeste de la Casa Blanca, carecen de experiencia política; sin embargo, tienen mucha experiencia en el campo de los negocios. Así, Kushner, de 36 años, es propietario de un imperio inmobiliario que heredó de su familia y además es dueño del semanario The New York Observer, que adquirió en 2006.

A su vez, Ivanka tiene su propia línea de ropa. Últimamente, Jared ha logrado aumentar su influencia en Washington y ha participado en los intentos de resolución de varios conflictos internacionales, entre ellos, las relaciones de EEUU con China y México y la paz en Oriente Próximo, además de haber iniciado una reorganización del Gobierno federal "de arriba abajo".
La 'guardiana' Ivanka

Por su parte, Ivanka Trump —a la que inicialmente se consideraba menos ambiciosa— ocupa un puesto en el Gobierno para ayudar a su padre a enfrentar los desafíos de los primeros meses de Presidencia. De acuerdo con los asesores de Ivanka, ella se considera a sí misma una 'guardiana' de la reputación de la familia Trump, puesto que algunas acciones de su padre son capaces de perjudicar el negocio familiar. La influencia que tiene sobre su padre es innegable, según el medio estadounidense.

Por ejemplo y de acuerdo con The New York Times, el presidente ordenó el 7 de abril el lanzamiento de 59 misiles de crucero contra la base aérea siria de Shairat después de que Ivanka le expresara su indignación por el supuesto ataque químico en Idlib.

La propia Ivanka declaró en una entrevista con CBS News que "existen múltiples formas de hacer que tu voz se escuche". La mujer subrayó también que en algunos casos, "se puede hacer de manera tranquila y sincera", en alusión a la influencia que tiene sobre Donald Trump, que "siempre la escucha".

No obstante, la posición de poder de familiares de los presidentes de EEUU no es algo nuevo en la historia del país. El historiador y escritor estadounidense Doug Wead declaró a The New York Times que numerosos presidentes —entre ellos Woodrow Wilson, Dwight D. Eisenhower, Franklin D. Roosevelt y Bill Clinton— trabajaron con sus familiares mientras estuvieron al frente de la Casa Blanca.
En enero de 1993, por ejemplo, Clinton puso a su esposa Hillary al frente del Comité para la Reforma Sanitaria Nacional de EEUU.

"Los Trump no son tan buenos en ocultar la implicación de la familia en los asuntos gubernamentales, pero esto puede aplicarse a casi todos los presidentes con hijos adultos", indicó Wead.

¿Consecuencias desastrosas?

Por su parte, el escritor Chris Whipple señaló que la influencia de Ivanka y Jared sobre Trump "puede tener consecuencias desastrosas si se extiende en detrimento del jefe de gabinete".

Según declaró el editor de la revista The American Conservative, Scott McConnell, la hija y el yerno de Trump no son nada más que "'yuppies' [jóvenes profesionales urbanos] neoyorquinos, inteligentes y convencionalmente prudentes, que nunca tuvieron que formular o defender una posición complicada acerca de política exterior". Mientras que Ivanka comparte las ideas conservadoras de Trump, Jared es un enlace entre el círculo de confianza del presidente y 'el mundo exterior', según afirmó Kathy Wylde, presidenta de la Asociación para la Ciudad de Nueva York. Además, sabe tratar con el explosivo temperamento de su suegro.

Paradójicamente, un político tan firme e impulsivo como Trump necesita una mano dura que le guíe. Al mismo tiempo, cualquiera consejo que sea percibido por el mandatario como un intento de "manejar los hilos" corre el riesgo de enfrentarse a la ira del presidente.

Sputnik

Etiquetas:


Otros artículos de rúbrica