Azerbaiyán celebra Novruz, el equinoccio de primavera

10:50   20 Marzo 2017    181


El año nuevo persa, el equinoccio de primavera, es una festividad que se celebra en muchos países y forma parte del patrimonio cultural de la Humanidad.


En Azerbaiyán, sólo en su capital se han organizado más de un centenar de actividades para celebrar Novruz, esta fiesta de la primavera de origen persa.

No lejos de Bakú, encontramos una maravilla de la naturaleza: Yanar Dagh o Montaña de Fuego, una colina en llamas alimentadas por el gas natural que se filtra por sus flancos.

“Yanar Dagh siempre está ardiendo, haga el tiempo que haga, llueva o nieve, nunca se apaga. Estas llamas son un símbolo nacional sagrado de Azerbaiyán. El nombre “Azerbaiyán” significa “tierra de fuego”, y el simbolismo del fuego es parte integrante de Novruz”, cuenta una de las guías del lugar, Matanat Nabiyeva.

Durante miles de años, la tierra del fuego ha sido un crisol de culturas y religiones. A lo largo de su historia, los azerbaiyanos han seguido celebrando el culto al fuego de sus antepasados.

Antes de la llegada del cristianismo y del islam, el zoroastrismo era la religión principal de la zona. El Templo de Fuego fue testigo de la época dorada de esta creencia, como explica Rashid Babai, director del templo:

“La fiesta de Novruz que celebramos actualmente data de la antigüedad, de los orígenes del zoroastrismo. Conservamos muchas de las tradiciones de Novruz de entonces. Por supuesto, para los seguidores de esta religión el fuego era una forma de comunión con dios, para nosotros es algo sagrado que nos une con nuestro pasado”, ha asegurado Babai.

Novruz, como celebración multiétnica de la primavera, ha sido incluido por la UNESCO en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

“Esta festividad también tiene espíritu de feria, de farsa, farsa en el buen sentido. Los organizadores están intentando preservar sus características tradicionales, a pesar de las evidentes dificultades, teniendo en cuenta que el arte popular no se mantiene en su forma original, sino que evoluciona y cambia continuamente”, relata Sanubar Bagirova de la UNESCO.

En la víspera del equinoccio, se encienden hogueras en todos los pueblos y ciudades.

“La gente enciende fogatas y los miembros de la familia se dan la mano y bailan. Luego saltan por encima de las llamas diciendo: tiramos al fuego todas nuestras desgracias”, ha asegurado Nabiyeva.

Etiquetas: #Novruz   #Fiesta  


Otros artículos de rúbrica